EFISUR

Hacia un transporte intermodal y con billete único

Expertos debaten sobre las posibilidades del transporte público y de las nuevas flotas de vehículos alternativas para satisfacer las demandas ciudadanas en los desplazamientos y favorecer la movilidad sostenible.
De izquierda a derecha: Francisco Bueno, Juan Carlos Cabrera, Cristina García, Aurora Ortega y Pablo Pérez

De izquierda a derecha: Francisco Bueno, Juan Carlos Cabrera, Cristina García, Aurora Ortega y Pablo Pérez.
En España «las matriculaciones de vehículos propulsados con gas natural aumentaron más de un 20% en 2016»
Francisco Bueno

Las estadísticas dicen que más del 80% de los viajes urbanos e interurbanos que se realizan en España se hacen con coche privado y con una ocupación de 1,2 personas por trayecto. Disminuir la dependencia del vehículo particular y aumentar el uso del transporte colectivo, además de ganar espacio para el peatón y dotar a las ciudades de infraestructuras suficientes que permitan el buen uso de otros sistemas de desplazamiento alternativos más sostenibles, es un reto al que se enfrentan las ciudades para cumplir con los objetivos medioambientales exigidos por Europa, que insta a bajar la huella de carbono para mitigar el efecto invernadero a partir de buenas prácticas que mejoran la calidad de vida, el bienestar y la salud de los ciudadanos.

Para analizar los desafíos de la movilidad sostenible en las ciudades, ABC y el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos (COAAT) de Sevilla, en el marco de Efisur, han celebrado una mesa de expertos con la participación de Francisco Bueno, delegado de Gran Consumo de Gas Natural Andalucía; Juan Carlos Cabrera, concejal de Seguridad, Movilidad, Fiestas Mayores y del Distrito Casco Antiguo del Ayuntamiento de Sevilla; Cristina García, «Smart Cities and Mobility Businees Development» en la empresa Torrot Electric; Aurora Ortega, profesora titular de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Sevilla y Pablo Pérez, CEO y co-fundador de la plataforma de movilidad Localterminal, que ha apostado por «el comportamiento intermodal y con billete único del transporte público, para que sea más asequible, más rápido y menos contaminante» y por «repensar la forma de hacer ciudad», para evitar «un modelo urbano diseñado únicamente para el coche», y fomentar que «el peatón, la bicicleta y otros sistemas de movilidad eléctricos puedan tener su espacio».

Carburantes sostenibles

El sector del transporte es responsable en buena parte de la carbonización y de la mala calidad del aire en las urbes, debido a la polución del tráfico rodado y al envejecimiento del parque automovilístico. No obstante, la flota de vehículos que utilizan carburantes menos contaminantes (como es el caso del gas natural) está creciendo de manera significativa en diversos países del mundo. Así, por ejemplo, en Italia hay más de un millón de vehículos con gas, en Ucrania se estima unos 800.000 y 400.000 en Alemania. «En el mundo hay más de 22 millones de vehículos que actualmente funcionan con gas natural, pero la previsión es que superen los 200 millones en 2030», indica al respecto el delegado de la empresa gasista, Francisco Bueno.

En España también es una tendencia creciente. Así, según el experto, «las matriculaciones de vehículos propulsados con gas natural aumentaron más de un 20% en 2016, según datos de la asociación Ibérica de Gas Natural para la Movilidad». De hecho, «a cierre del año pasado circulaban por el país 6.144 vehículos con gas (de los que 1.700 eran vehículos ligeros y más de 4.200 vehículos pesados de transporte como autobuses o camiones), siendo este combustible el de mayor uso dentro de los alternativos, por delante del eléctrico», subraya Francisco Bueno.

El Ayuntamiento de Sevilla está redactando «un ambicioso plan de movilidad urbana sostenible a diez años» cuya finalidad es “el abandono progresivo del vehículo privado»
Juan Carlos Cabrera

La sociedad está cada vez más concienciada de los problemas de contaminación que existen y ven necesario poner su granito de arena. “Las empresas también intentamos facilitar a la sociedad que puedan contribuir a mejorar el medio ambiente. Por ello, en España existen actualmente 53 estaciones públicas que suministran gas natural, 28 de las cuales pertenecen a Gas Natural Fenosa», explica el delegado de Gran Consumo de Gas Natural en Andalucía.

Este combustible, al contrario que la biomasa, el gasóleo y el carbón, «contribuye a mejorar la calidad del aire de las ciudades, al reducir en un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) y casi al 100% las emisiones de partículas en suspensión y dióxido de azufre (SO2), principales causantes de problemas de salud respiratorios. También reduce hasta en un 25% las emisiones de dióxido de carbono (CO2), principal gas de efecto invernadero, por lo que esta energía contribuye en la lucha contra el cambio climático», manifiesta Bueno. De hecho, recalca que «en los planes de energía propuestos por la Unión Europea para combatir la mitigación del medio ambiente en el horizonte 2020, 2030 y 2050, el gas natural hoy en día es el que tiene el papel predominante, junto con las energías renovables, para hacer ese cambio de transición a una economía baja en carbono».

Pero más allá de las ventajas medioambientales, «el gas natural es un combustible muy competitivo desde el punto de vista económico». Así, «el coste por kilómetro de un vehículo a gas es un 30% menor que con gasóleo y un 50% menor que el de gasolina».

Otra de las ventajas destacadas durante el debate es que «los coches con gas natural reducen la contaminación acústica», ya que los motores reducen a más de la mitad la emisión sonora percibida y las vibraciones respecto a los motores diesel y, en consecuencia, «esto reporta en la mejora de la calidad de vida de las personas».

Integración modal

El plan de movilidad en Sevilla apuesta por fomentar «tanto medios de transportes activos de peatón y bicicleta como públicos, complementando la oferta con el uso de vehículos con carburantes alternativos a los que tradicionalmente se han venido utilizado», señala el concejal del área en el Ayuntamiento, Juan Carlos Cabrera.

Las motos de Torrot Electric «funcionan sin combustibles contaminantes, lo que garantiza cero emisiones gracias a las ventajas del uso de los vehículos eléctricos»
Cristina García

En cuanto al transporte público, el también delegado del Distrito Casco Antiguo señala que «es imposible que los ciudadanos lo utilicen si no hacemos más corto su tiempo de llegada, y para eso hay que dotar la ciudad de las infraestructuras necesarias». Unas infraestructuras que deben estar conectadas, ya que «la integración modal y el billete único es imprescindible, pues el hecho de tener que comprar varios billetes para un solo desplazamiento tiene un efecto disuasorio. Además, el pago repetido hace que el viajero tenga la sensación de que el transporte público es mucho más caro de lo que es en realidad». En este sentido, Juan Carlos Cabrera apunta que ya existen ejemplos de transporte intermodal en la ciudad, pues «cuando te bajas de cualquier estación de Metro o de un autobús del consorcio metropolitano puedes usar una bici para completar el trayecto, gracias a la apuesta de empresas privadas de alquiler de bicis» y ha avanzado que «estamos trabajando por conectar la línea de Cercanías de Renfe», explicando que «la modernización de los tornos en las estaciones de San Bernardo y de Santa Justa permitirán ir al billete único». No obstante, el edil insta a las empresas «a hacer más propuestas para que cuando un ciudadano necesite cambiar de transporte tenga vehículos alternativos que solucionen su demanda».

Respecto a las mejoras previstas en el transporte público, Cabrera manifiesta que «estamos trabajando en nuevas líneas de bus de tránsito rápido (BTR). Ya hemos puesto en funcionamiento la que une Sevilla Este con el Prado de San Sebastián en unos 32 minutos, y después vendrá la que una Pino Montano con el centro», dentro de un plan que tampoco renuncia a la ampliación del Metro, pues «tenemos que seguir apostando por la construcción de las líneas 2 y 3», explica. Además, avanza que «vamos a ampliar el metrocentro (tranvía) desde San Bernardo hasta la calle Luis de Morales en una primera fase y hasta la estación de tren de Santa Justa en la segunda fase, donde se construirán también cocheras».

El experto declara que el Ayuntamiento de Sevilla está redactando «un ambicioso plan de movilidad urbana sostenible a diez años» cuya finalidad es “el abandono progresivo del vehículo privado», destacando iniciativas piloto realizadas como la del carril reservado BUS-VAO (Vehículos con Alta Ocupación) en los accesos a la ciudad desde la A-49 con motivo de Semana Europea de la Movilidad, pues «compartiendo el vehículo privado también estamos ahorrando energéticamente», subraya.

Y todo sin abandonar las peatonalizaciones y apostando por aumentar el carril bici en Sevilla, con la presentación de «un plan director ambicioso que pretende llegar a 115.000 desplazamientos diarios en bicicleta».

Movilidad eléctrica y conectada

Un mundo urbano, eléctrico y sin olores a gasolina es la apuesta de la empresa Torrot Electric, que impulsa «una movilidad eléctrica y conectada», en la que el usuario «esté interconectado tanto a su vehículo como a la ciudad», señala Cristina García. La empresa ha llevado sus motos eléctricas que se pueden alquilar por minutos, con baterías extraíbles y con una autonomía para 80-90 kilómetros, a ocho ciudades en los últimos seis meses. Sevilla también dispone de estas motos que «funcionan sin combustibles contaminantes, lo que garantiza cero emisiones gracias a las ventajas del uso de los vehículos eléctricos», señala la «Smart Cities and Mobility Business Development» de la empresa.

Localterminal agrupa a viajeros con un mismo lugar como destino
Pablo Pérez

Además, estas motos «cuentan con 62 sensores que permiten el control desde el teléfono a través de una aplicación y dan información al usuario en tiempo real sobre la contaminación de la ciudad, el estado de la batería o de posibles fallos». Esta aplicación indica también las zonas en las que se pueden localizar, reservar y aparcar las motos, que en el caso de Sevilla son el centro, Los Bermejales, Nervión o Triana y Los Remedios, fundamentalmente. Las motos se conducen sin llaves. Se accede a ellas, se desbloquea y se arranca a través del propio móvil del usuario, gracias a una aplicación de descarga gratuita.

«Conocemos los movimientos de los usuarios gracias a servicios de «motosharing» como el que presta Muving con las motos de Torrot, y vamos viendo una demanda creciente en zonas que no están bien cubiertas por el transporte públicos y donde el uso del vehículo privado y dónde aparcarlo resulta caro», resalta Cristina García.

La empresa, que también fabrica bicicletas eléctricas, hace hincapié en que «las compañías privadas estamos apostando por flotas de vehículos alternativos, pero para que de verdad solucionen las demandas de transporte es necesario adaptar mejor las infraestructuras de las ciudades y que la Administración apoye estas iniciativas empresariales que fomentan una nueva cultura de movilidad sostenible».

La movilidad conectada y sostenible también pasa por el transporte interurbano y colectivo. Localterminal es una «startup» española fundada en 2012 con sede en Sevilla, que ha puesto en marcha una plataforma que agrupa a viajeros con un mismo lugar como destino. Por ejemplo, «si alguien va a un concierto en Madrid desde Sevilla puede reservar su plaza hasta dos horas antes de la salida y en su parada preferida (entre varias opciones) un autobús lo recoge y lo lleva hasta la puerta del recinto donde se celebre el espectáculo», explica el CEO de la empresa, Pablo Pérez.

«Algo no puede considerarse sostenible si mejora el medioambiente y la economía pero a costa de reducir otros derechos como el de la accesibilidad»
Aurora Ortega

Los usuarios quieren una parada muy cerca de su casa. Por eso, «hemos creado el sistema de paradas inteligentes, que tienen en cuenta la opinión de los viajeros, selecciona las paradas más votadas y genera la mejor ruta entre ellas».

El también fundador de esta plataforma señala que «creemos en los viajeros responsables, que piensan en el planeta y en su bolsillo. Si más gente deja el coche aparcado y usa el transporte colectivo gana el planeta y ganamos todos». Por ello, el viaje sólo sale si es «ecoficiente». Es decir, si hay un mínimo de plazas. «Y en el caso que supere el 90 por ciento de las reservas, el precio del viaje baja».

Pablo Pérez critica que «en los últimos 20 años las ciudades se han llenado de coches y se han dotado de numerosos parkings, para facilitar que la gente pueda acceder a todos sitios en su coche privado. Nosotros facilitamos que la gente llegue de otra manera a sus destinos, pero a veces nos encontramos en una tesitura, pues hay empresas promotoras de cultura cuya caja depende, en gran parte, de los beneficios que genera el parking».

Movilidad inclusiva

Cuando se habla de movilidad sostenible «muchas veces se olvida el aspecto social», critica la profesora de la Universidad de Sevilla, Aurora Ortega, que sostiene que «muchas soluciones de transporte alternativo descartan a una parte importante de la población, las personas con problema de movilidad, de visión o de audición, que suponen el 10% de la población actual», por lo que «algo no puede considerarse sostenible si mejora el medioambiente y la economía pero a costa de reducir otros derechos como el de la accesibilidad».

Invitados durante la mesa redonda de Movilidad Sostenible

Invitados durante la mesa redonda de Movilidad Sostenible.

Los censos hablan de que el 18% de las personas son mayores de 65 años, pero la previsión es que para el año 2060 «casi el 38% de las personas tendrá más de 65 años», por lo que «no podemos estar planificando el futuro de la ciudad sin contemplar a esta parte de la población». En este sentido, Ortega hace hincapié «en la forma cómo se están haciendo las peatonalizaciones en Sevilla» citando el caso de la Avenida de la Constitución como «lo que no se debe hacer» abogando por «itinerarios que sean cómodos y seguros para todas las personas». Igualmente, lamenta que «todavía en las taquillas de algunos autobuses interurbanos hay carteles que pone que una persona en silla de ruedas tiene que avisar 48 horas antes», y que «muchos trenes Cercanías no son accesibles, sin información de cuáles lo son y cuáles no».

Además, en los carriles bici, el diseño inadecuado de los puntos de intersección con pasos de peatones, el uso de pavimentos y señalizaciones inadecuadas, unidos a la falta de cultura en el uso de este medio «está generando muchos conflictos con personas con problemas de visión o con personas mayores y niños», al igual que «los motores silenciosos de los nuevos vehículos eléctricos o con combustibles menos contaminantes».

Por su parte, el Ayuntamiento de Sevilla sostiene que «se está trabajando por hacer el transporte público más inclusivo y que la movilidad sostenible sea accesible a todas las personas». En este sentido, indica que respecto al taxi, «Sevilla es la capital de España con más vehículos adaptados, por encima de la ratio del 5% obligatorio». Igualmente, «toda la flota de Tussam está dotada con rampas y los vehículos adaptados con inclinación lateral». Por último, ha anunciado «un nuevo sistema de semáforos con tecnología bluetooth y sonoro para que cualquier persona invidente pueda parar el tráfico activando la luz roja a través de su teléfono móvil».

La opinión de los expertos

Francisco Bueno. Delegado de Gran Consumo de Gas Natural Andalucía.
Las matriculaciones de vehículos propulsados con gas natural aumentaron más de un 20% en España en 2016.
Juan Carlos Cabrera. Concejal de Seguridad, Movilidad, Fiestas Mayores y Distrito Casco Antiguo del Ayuntamiento de Sevilla.
El transporte urbano tiene que ser intermodal, para hacerlo más asequible, más rápido y más sostenible.
Cristina García. «Smart Cities and Mobility Business Development» en Torrot Electric.
Las compañías privadas estamos apostando por vehículos alternativos, pero es necesario adaptar mejor las infraestructuras de las ciudades.
Aurora Ortega. Profesora titular de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Sevilla..
Un transporte no puede ser sostenible si mejora el medioambiente y la economía pero a costa de reducir otros derechos como el de la accesibilidad.
Pablo Pérez. CEO y co-fundador de Localterminal.
En los últimos 20 años las ciudades se han llenado de coches y se han dotado de numerosos parkings para facilitar el acceso a todos sitios en vehículo privado.