EFISUR

Claves para la transición a una ciudad eficiente energéticamente

Sevilla define las pautas para gestionar mejor su energía y reducir los consumos apostando por una ciudad más sostenible.

El sector de la edificación es responsable del 23% del consumo energético final.

Mejorar el consumo actual de energía en la edificación con proyectos de rehabilitación, impulsar las energías renovables y la bioconstrucción, validar la utilidad del certificado energético y disminuir la dependencia del vehículo particular en pro de una movilidad más sostenible son algunas de las cartas que expertos del sector energético han puesto sobre la mesa en los diversos debates temáticos organizados por ABC y el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Sevilla, en el marco de la presente edición del Encuentro del Ahorro Energético y la Construcción Sostenible de Sevilla, Efisur. La ciudad, por tanto, ha definido las claves para promover la necesaria transición hacia un futuro más eficiente en términos energéticos y bajo en consumo de carbono, dando así cumplimiento a los objetivos ambientales fijados por Europa en el horizonte 2020.

Lograr que el parque de viviendas sea más eficiente pasa por la rehabilitación energética de los edificios

Bajo esta iniciativa, que cuenta con el patrocinio de las empresas Gas Natural Andalucía, MP Ascensores y Renault, se han organizado cuatro mesas de expertos, con participantes del sector público y privado, quienes también han dibujado una sociedad global cada vez más interconectada en tiempo real, donde las nuevas tecnologías logran grandes avances en el reto de la eficiencia energética. No obstante, la educación y la concienciación ciudadana siguen siendo un trampolín imprescindible para alcanzar dicha meta.

Energía y Medio Ambiente:

La mesa convocada bajo el título de «Energía y Medio Ambiente» puso el foco de atención en el sector de la edificación, como responsable del 23% del consumo energético final y causante del 30% de las emisiones de dióxido de carbono en las ciudades. Así, los expertos participantes abogaron por emprender medidas de ahorro energético «desde el mismo proyecto del edificio», ya que en la selección de los materiales de la construcción «es donde está realmente el gran impacto ambiental». No obstante, la bioconstrucción «apenas tiene incidencia en el suelo urbano».

El ascensor es uno de los elementos de mayor consumo energético en los edificios.

Dentro de los edificios, el ascensor es uno de los elementos de mayor consumo energético, aunque empresas como MP están apostando por nuevas tecnologías para, por ejemplo, obtener un consumo casi nulo en modo espera. Igualmente, la domótica contribuye de manera determinante al ahorro energético de las viviendas, así como la introducción de las energías renovables, aunque los expertos exigieron durante el debate «una mayor política de apoyos e incentivos» para popularizar su uso en las residencias familiares y unifamiliares.

Rehabilitación Energética:

Es necesario hacer campañas potentes y explicar la utilidad del certificado energético, pues se entiende como «un mero trámite en un proceso de compra-venta»

Lograr que el parque de viviendas sea más eficiente pasa por la rehabilitación energética de los edificios. En esta mesa, los expertos participantes apuntaron que «un 35% de viviendas en España que se hicieron en los años 60 y 70 necesitan una rehabilitación urgente», ya que los edificios de los entornos urbanos «consumen casi un 50% de la energía global». De ese porcentaje, «otro 50% lo consume la envolvente del edificio». Por ello, todos coincidieron en que el diagnóstico de un edificio es fundamental para comprobar «dónde está el consumo y cómo se puede actuar», sin olvidar la concienciación ciudadana para entender estas mejoras energéticas «como una necesidad y no como un lujo».

Certificación Energética:

La certificación energética, que se articula a través de la emisión de los certificados de eficiencia energética, es una herramienta muy potente. Sin embargo, su desconocimiento y la devaluación de los honorarios «provoca que el consumidor ya no tenga confianza en los resultados de este documento», criticaron los expertos.

Según los expertos, el desconocimiento de la certificación energética y la devaluación de los honorarios provoca desconfianza entre los consumidores.

Esta mesa puso el foco de atención en la necesidad de hacer campañas potentes y de explicar la utilidad del certificado energético, pues se entiende como «un mero trámite en un proceso de compra-venta» cuando «es una manera muy eficiente de valorar el tipo de consumo energético que tiene una vivienda». No obstante, los presentes se mostraron durante el debate muy críticos con las herramientas oficiales que se utilizan para hacer dichos certificados energéticos, ya que «es habitual que, dependiendo del uso de una u otra, te dé una calificación distinta para la misma vivienda, con desviaciones hasta del 20%». Por ello, exigieron un cuerpo de inspección para controlar tanto la veracidad de la eficiencia energética que reflejan los certificados como el correcto cumplimiento de los requisitos durante el proceso de obra de un edificio.

Movilidad Sostenible:

Los participantes de la Mesa de Movilidad Sostenible apostaron por «un transporte público intermodal y con billete único” que sea «más asequible, más rápido y más sostenible»

El sector del transporte es responsable en buena parte de la carbonización y de la mala calidad del aire en las urbes. Por ello, «disminuir la dependencia del vehículo particular y aumentar el uso del transporte colectivo”, además de «ganar espacio para el peatón» y dotar de infraestructuras suficientes que permitan «el uso de otros sistemas de movilidad alternativos (como bicicletas y vehículos eléctricos)» es el mayor reto al que se enfrentan las ciudades. Para conseguirlo, los participantes en esta mesa temática apostaron por «un transporte público intermodal y con billete único”, que sea «más asequible, más rápido y más sostenible», complementando la oferta con «el uso de vehículos que usan carburantes menos contaminantes, como es el caso del gas natural». Se trata de la energía de suministro más barata que hay en el mercado actualmente, que está creciendo de manera significativa en varios países del mundo, incluido España. En el caso de la capital hispalense, Tussam lleva muchos años funcionando con gas natural vehicular y se están cerrando acuerdos para su uso en la flota de los autobuses del consorcio metropolitano y en la del taxi de Sevilla.