EFISUR

Monitorización y control energético de la vivienda

Ahorro y confort a través de la domótica en la vivienda.

Alejandro Falkner, José Carlos Ponce, Narciso Rodríguez, Carlos Velo y José Antonio Vizcaino

Alejandro Falkner, José Carlos Ponce, Narciso Rodríguez, Carlos Velo y José Antonio Vizcaino.

Las instalaciones de domótica son uno de los sectores relacionados con la eficiencia energética que más han avanzado en los últimos años y, además, uno de los grandes atractivos para los propietarios. Esta y otras cuestiones se trataron en la mesa de expertos «Monitorización y control energético de la vivienda», formada por los ponentes José Carlos Ponce, secretario de A.P.E.C.E.N y profesor asociado de la US; Alejandro Falkner, responsable de Desarrollo de Negocios de Productos y Servicios de Endesa Energía; Narciso Rodríguez, director técnico en Grupo Insur; Carlos Velo, director comercial de Wellness Smart Cities & Solutions y José Antonio Vizcaino Espigares, director gerente en ORVI.

Las nuevas instalaciones que ofrece el mercado permiten controlar la climatización, proporcionan seguridad y reducen en gasto energético.

El primer tema tratado por el plantel de expertos fueron las formas en las que se ahorra energía instalando domótica en la vivienda. José Carlos Ponce, secretario de la Asociación Profesional de Edificios de Consumo Energético Casi Nulo, aseguraba que se trata de un «mundo en auge» del que todavía queda mucho por explorar. «Saber lo que se consume también supone un elemento de ahorro para una casa», explicaba, al mismo tiempo que avanzaba que «la domótica en la vivienda va a crecer realmente en los próximos años». Sin embargo, Ponce puntualizaba que este nuevo sector «debe seguir un desarrollo natural y no hacerse a marchas forzadas». «Hay que darle tiempo al usuario a que se vaya haciendo a las novedades y las integre en su vida».

Adaptación al cliente

Con esta última afirmación se mostraba de acuerdo Alejandro Falkner, que aseguraba que «una solución técnica tiene que facilitarle la vida al cliente y adaptarse a él». «De nada sirve tener un mecanismo que te diga cuántos kilovatios has gastado si eso no te sirve para decidir qué medidas tomar que aumenten la eficiencia energética».

En cuanto a los beneficios que tiene la domótica, Carlos Velo explicaba que este tipo de instalaciones viene a cubrir dos necesidades: ahorro y confort. «Antes se veía como una rareza, ya no se ve como algo extraño, pero es cierto que aún no estamos concienciados con que esto nos puede producir un ahorro considerable en cuanto a los gastos de energía del hogar».

Por su parte, José Antonio Vizcaíno, DE ORVI, empresa que se encarga de hacer proyectos de eficiencia energética, instalarlos y mantenerlos, añadía una ventaja más de la domótica, la seguridad. «El usuario quiere que el sistema le avise si hay una fuga de gas o si no ha saltado el sensor de la puerta porque los niños no han ido al instituto», detallaba, al mismo tiempo que reconocía que el «asesoramiento» al cliente debe ser continuo para asegurar el buen funcionamiento del sistema y la adaptación del usuario.

Demandantes de vivienda

Sin embargo, Narciso Rodríguez reconocía que, a pesar de las múltiples ventajas, son muy pocos los compradores de vivienda que demandan instalaciones de domótica.

«No cabe duda de que favorecen el ahorro energético, pero es un tema que a la mayoría parece no interesarle», afirmaba. «Los que vienen a adquirir una propiedad no preguntan qué calificación energética tiene la vivienda, se preocupan de la orientación, del precio o de las calidades, a las sociedad le falta aún mucha concienciación respecto a ese tema». No obstante, según explicaba Narciso Rodríguez, hay una excepción: «en la zona de la Costa del Sol, donde la mayoría de los compradores son extranjeros, sí que tienen ese tipo de exigencia». Además, contemplaba que «es difícil sacar al mercado un producto competitivo si se incluyen instalaciones de esas características».

Una mención aparte necesita también el sector terciario donde, coincidieron todos los ponentes, sí que está implantada la domótica. «En los edificios de oficinas sí se instalan estos sistemas porque el promotor de servicios terciarios sí tiene en cuenta el ahorro, al contrario que pasa en las viviendas», aseguraba Narciso Rodríguez, que daba un dato sobre la eficiencia energética del parque urbano español: más de la mitad tienen una calificación G o H, muy baja comparada con la obra nueva, que no suele construirse con una calificación menor de C.

Tipos de sistemas

Antes de adentrarse con detalle en las ofertas que existen en el mercado, los ponentes recordaron la importancia que la monitorización del consumo, que puede suponer un ahorro importante y unos niveles de confort muy superiores.

En cuanto a los sistemas que pueden adquirirse para controlar el gasto y hacer más eficiente el hogar, Alejandro Falkner afirmaba que «hay medidas para todos los bolsillos, desde válvulas para los contadores hasta instalaciones completas». Entre los recursos que se mencionaron se encuentran los sensores de puertas, una válvula termostática controlable , iluminación led con radiofrecuencia, la posiiblidad de controlar diversos mecanismos con el teléfono móvil…«Son dispositivos en principio independientes pero que pueden formar una red de domótica si se consideran juntos», detallaba.

Por su parte, José Antonio Vizcaino nombraba un pulsador que al salir de la vivienda apague todas las luces, sistemas de control que permiten apagar todos los dispositivos si no queda nadie en la vivienda o climatización que aproveche el aire exterior a determinadas horas. «Hay que ofrecerle al cliente una interacción sencilla, al fin y al cabo lo que más valora, además del ahorro, es la seguridad y el confort que le puede proporcionar controlar su casa, no que esto se vuelva algo complicado de manejar», analizaba. Desde su punto de vista, una instalación de domótica completa alcanza los 12.000 euros aunque hay medidas más puntuales y asequibles. «Por 500 euros puedes tener dispositivos para monitorizar 3 o 4 electrodomésticos, un termostato que gestiona la calefacción y un sensor de puertas», afirmaba Alejandro Falkner. Sin embargo, el usuario que llega a este tipo de sistemas aún es minoritario y, según se explicó, es un nicho muy concreto de clientes inquietos a los que les gusta la tecnología.

Premios a la eficiencia

El papel de las administraciones también tuvo su hueco en el debate. Según Narciso Rodríguez, debería «premiarse», ya sea con ayudas o con una reducción de impuestos, una buena calificación energética para que la población, y los promotores, se animaran a buscar recursos relacionados con ella. «La única forma de que se cree conciencia es incentivar aquellos edificios con una calificación muy buena, construidos con envolventes de calidad, así la gente sí se fijaría en eso a la hora de comprar una vivienda», aseguraba.

De otro lado, Carlos Velo analizó las «smart cities», un fenómeno reciente que tiene como ejemplo a Málaga o Santander. «Son ciudades donde hay sistemas de gestión de contenedores, de alumbrado público e, incluso se están explorando los relacionados con las plazas de aparcamiento en superficie». «Los recursos de las ciudades no son adecuados, cada vez hay mas crecimiento poblacional y la misma superficie urbana que, inevitablemente, va a haber que ir adaptando», concretó.

La opinión de los expertos

JOSÉ CARLOS PONCE. Secretario de A.P.E.C.E.N y profesor asociado de la US.
Saber lo que se consume también supone un elemento de ahorro para una casa.
ALEJANDRO FALKNER. Responsable de Desarrollo de Negocios de Productos y Servicios de Endesa Energía.
Una solución técnica tiene que facilitarle la vida al cliente y adaptarse a él.
NARCISO RODRÍGUEZ. Director técnico en Grupo Insur.
La única forma de que se cree conciencia es incentivar aquellos edificios con una calificación energética muy buena.
CARLOS VELO. Director comercial de Wellness Smart Cities & Solutions.
Aún no estamos concienciados de que la domótica nos puede producir un ahorro considerable.
JOSÉ ANTONIO VIZCAINO. Director gerente en ORVI.
El usuario quiere que el sistema le avise si hay una fuga de gas.