EFISUR

La economía circular, la salvación del sector

La buena gestión de los recursos y el reciclaje de los residuos son claves para una construcción sostenible.

El concepto de economía circular se resume en reducir, reciclar y reutilizar

El concepto de economía circular se resume en reducir, reciclar y reutilizar

El concepto de economía circular está relacionado directamente con la sostenibilidad y su objetivo es que el valor de los productos, los recursos y los materiales se mantengan en el ciclo económico durante el mayor tiempo posible haciendo, paralelamente, que se produzca una menor cantidad de residuos. En tres palabras: reducir, reciclar y reutilizar.

Es necesario crear un nuevo modelo de sociedad que sea eficiente y optimice los flujos de materiales, energía y residuos

Numerosos expertos la definen, además, como una intersección de los aspectos ambientales y económicos, una posibilidad de futuro para una economía cuyo sistema lineal (por el que se produce la extracción, fabricación, utilización y eliminación) está a punto de alcanzar sus límites. Los recursos naturales y los combustibles fósiles se van agotando, y la economía circular podría ser la solución: es necesario crear un nuevo modelo de sociedad que sea eficiente y optimice los flujos de materiales, energía y residuos.

La edificación

En cuanto al sector de la construcción, la economía circular está cada vez más presente en mesas de debate, planes empresariales y directrices gubernamentales. La «eficiencia energética» o la «sostenibilidad» son conceptos ya usuales. Pero, ¿cómo se construye un edificio de manera realmente sostenible? La clave está en reutilizar componentes durante todo el proceso y rediseñar pensando en el desmantelamiento al finalizar la vida útil de los materiales.

La Unión Europea incluye la utilización eficaz de los recursos entre las ideas de la Europa 2020

Es decir, hasta este momento se diseñan edificios basados en las necesidades actuales, pensados para que duren de manera «indefinida», pero no se plantea qué les pasará durante su vida útil o cómo cambiarán las necesidades de los usuarios que lo habitan. Además, se da por supuesto que, en el futuro, el edificio podrá ser rehabilitado, pero no se diseña para facilitar ese proceso. Esta idea, que contempla que los materiales, si la construcción es demolida, por ejemplo, puedan reciclarse, es una de las tesis de la economía circular.

Las cifras respaldan a los que abogan por esta nueva forma de edificar: el sector de la construcción genera cada año una media de dos toneladas de desechos por cada habitante que, hasta ahora, se habían desaprovechado por completo. Según Dimas Vallina, director gerente de la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente, cada europeo consume «cuatro toneladas de materias primas y genera más de cinco toneladas de residuos al año, de las cuales la mitad terminan enterrados en vertederos». Cifras inasumibles para un planeta con unos recursos cada vez más menguantes.

Uno de los materiales más utilizados en el sector es el hormigón, que es 100% reciclable. Al final de su vida útil, el hormigón puede ser reutilizado en el propio hormigón como árido reciclado o en otras aplicaciones como en la base de las carreteras, por ejemplo. Por su parte, en la fabricación del cemento también puede reciclarse el contenido mineral de los residuos como materia prima.

El cambio de normativas

La Junta de Andalucía ha anunciado que trabaja en un nuevo Plan Integral de Residuos para conseguir una optimización de los recursos naturales

En cuanto a normativas, la Unión Europea incluye la utilización eficaz de los recursos entre las ideas de la Europa 2020, que pretende generar un crecimiento inteligente, integrador y sostenible. Y, dado que el sector de la construcción es el mayor flujo de residuos en Europa, ya se ha introducido en los últimos meses un nuevo protocolo sobre construcción y deconstrucción. Este encaja dentro de la Estrategia de Construcción 2020 y del Paquete de Economía Circular de la Comisión Europea. Entre los principales puntos de este nuevo protocolo figura la gestión adecuada de los residuos de construcción y demolición y de los materiales reciclados, de tal forma que se generen beneficios en la calidad de vida y una creación de empleo sustentada en los materiales reciclados.

La Unión Europea incluye la utilización eficaz de los recursos entre las ideas de la Europa 2020

La Unión Europea incluye la utilización eficaz de los recursos entre las ideas de la Europa 2020

A nivel regional, la Junta de Andalucía ya ha anunciado que se trabaja en un nuevo Plan Integral de Residuos que incluirá, entre otras, las directrices del paquete de medidas para la Economía Circular de la Comisión Europea. Así, se pretenderá una reducción de los depósitos en vertederos, aumentando el reciclado y la reutilización para conseguir una optimización de los recursos naturales. El paquete de medidas también tiene por objetivo eliminar las barreras que encuentran las empresas para optimizar el uso de los recursos e impulsar el mercado interior de materias primas secundarias, todo ello con la cooperación de industrias y administraciones.

Además del futuro plan, desde la Junta de Andalucía se destaca que la gestión de residuos ha mejorado mucho en los últimos años gracias a una combinación de factores: la normativa, el incremento de las infraestructuras y una mayor concienciación de administraciones empresas y ciudadanos que ponen a la comunidad en el camino de la economía circular.