EFISUR

Los nuevos edificios, cada vez más eficientes

Las empresas inmobiliarias introducen cada vez más directrices de respeto al medioambiente en sus nuevas promociones.

Según la Unión Europea, los edificios representan casi la mitad del consumo final de energía

Según la Unión Europea, los edificios representan casi la mitad del consumo final de energía

La eficiencia energética ya no es una opción, sino una obligación que se hará aún más firme a partir del año 2020, fecha que la Unión Europea ha fijado para exigir que todos los edificios nuevos sean eficientes. Para cumplirlo, en los últimos tiempos el sector inmobiliario ha puesto en marcha proyectos que unen la estética de la arquitectura con materiales y soluciones más inteligentes.

Las directrices europeas exigen que los nuevos edificios sean respetuosos con el medio ambiente, una alta calidad en materiales y la instalación de medidas y sistemas eficientes

Según la Unión Europea, los edificios representan casi la mitad del consumo final de energía, un porcentaje que es posible reducir si se aplican algunas medidas como la mejora de los sistemas de aislamiento o la instalación de materiales de calidad y sistemas de fachadas ventiladas. Gracias a ellas, se puede reducir hasta un 40% de la factura energética, ya que ayudan a mantener la temperatura de los sistemas de climatización y evita la pérdida de calor en invierno.

En definitiva, las directrices europeas exigen que los nuevos edificios sean respetuosos con el medio ambiente, y pide una alta calidad en materiales y la instalación de medidas y sistemas eficientes. Este tipo de soluciones hace que el consumo de energía disminuya, se mejoren los niveles de contaminación y se ahorre en la factura eléctrica. Pero, ¿estas medidas se están poniendo realmente en marcha?

Actuaciones de Insur

El Grupo Insur, uno de los grupos inmobiliarios de referencia en Andalucía, tiene entre sus valores básicos la «conciencia social y ambiental» y el «respeto al medioambiente». Por ello, explican desde la compañía, la «sostenibilidad y la mejora de la eficiencia energética de las nuevas promociones son objetivos prioritarios que se tienen en cuenta en todo el ciclo de vida de la promoción, especialmente en la fase de diseño».

Los edificios que siguen el estándar «Passivhaus» consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración.

Es precisamente en dicha fase en la que se establecen los criterios de sostenibilidad y se tienen en cuenta aspectos como la integración del edificio en el entorno, la forma del edificio para optimizar su comportamiento ambiental y energético y la instalación de elementos vegetales para mejorar el confort climático y contribuir a la biodiversidad del entorno.

Además, se tiene muy en cuenta la envolvente térmica, optimizando la orientación de las fachadas y la calidad de las ventanas. En ellas se utilizan vidrios adaptados a las orientaciones que evitan la transmisión de calor. Por otra parte, se optimiza la iluminación natural y se propicia la ventilación natural cruzada, algo fundamental para asegurar el confort.

Los edifcios «Passivhaus» consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración

Los edifcios «Passivhaus» consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración

Respecto a los elementos constructivos, desde el Grupo Insur se incrementa el aislamiento térmico superando los niveles exigidos por la normativa actual, utilizando materiales adaptados a la orientación de las fachadas, y se prevé el aislamiento térmico de las superficies en contacto con el suelo para evitar pérdidas de calor, así como el aislamiento de la cubierta.

Y, en relación con las instalaciones, el principal objetivo es optimizar la eficiencia energética de las mismas, especialmente en la producción de agua caliente sanitaria y en calefacción y refrigeración. Para ello, se utilizan fuentes de energías renovables y se están implantando nuevas tecnologías de mayor eficiencia como la aerotermia.

Passivhaus

En Andalucía existen otros ejemplos de edificios con alta eficiencia energética y de consumo casi nulo. Existen, incluso, edificios pasivos que siguen el estándar «Passivhaus». Este tipo de edificios consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo tanto para el usuario como para el planeta.

La «Patio haus» es uno de los mejores ejemplos de edificación sostenible. Se localiza en Sevilla y utiliza el prototipo de casa andaluza típica.

Este tipo de edificaciones no necesita un uso específico de un tipo de material concreto, sino la optimización de los recursos existentes a través de técnicas pasivas. Según explican desde la Plataforma de Edificación Passivhaus, puede reducirse, por ejemplo, la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, orientar de manera correcta las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando estén cerradas y la ventilación natural al abrirlas o poner protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano.

Uno de los mejores ejemplos de esta nueva forma eficiente y respetuosa de construir, según la plataforma, es la «Patio haus», de la empresa de arquitectura, ingeniería y urbanismo Castaño y Asociados, que resultó ganadora del 1º Premio en el III Concurso Iberoamericano Passivhaus.

Las directrices europeas exigen que los nuevos edificios sean respetuosos con el medio ambiente

Las directrices europeas exigen que los nuevos edificios sean respetuosos con el medio ambiente

Ubicada en Sevilla, utiliza el prototipo de casa andaluza típica, con el patio como «corazón climático» de la vivienda. Posee una montera de vidrio motorizada retráctil, que se mantiene cerrada en invierno, creando efecto invernadero, y abierta en verano, creando el tradicional efecto de pozo frío.

La casa usa el frescor de la evaporación del agua, gracias a las plantas, a la piscina de la cubierta, y a la fuente del patio. Este proporciona también sombra horizontal y ventilación natural que ayudan a la disipación del calor. Teniendo una superficie de 351 m2 solamente necesita la potencia A.A. de 1 split para tener un alto confort Passivhaus en verano.